Números > Número 10 > Miradas de julio
Reseña
ISSN: 1885-365X

Miradas de julio

GIMéNEz ArMENtIA, Pilar
Ed. Universidad Francisco de Vitoria. Madrid, 2013. 157 pp. ISBN 978-84-15423-32-4
12 de junio de 2014
La profesora Pilar Giménez nos presenta su primer libro de fotografías, con el título “Miradas de Julio” en referencia a los viajes en misión humanitaria que cada mes de julio realiza con sus alumnos. Pero éste es más que un libro de fotografías… es un relato de miradas.
En sus páginas el lector va a encontrarse con historias de entrega, de lucha, de coraje, de superación y de fortaleza, todas ellas  entretejidas con mucho amor y rebosantes de esperanza. Desde muy joven su autora ha hecho voluntariado en diferentes países, al principio viajaba sola, más adelante, cuando empezó a dar clases en la Universidad, fue consciente de la importancia de una formación universitaria en el compromiso social para forjar profesionales socialmente responsables: conocer otras realidades e intentar implicarse en ellas en primera persona para mejorarlas. Durante sus viajes, realizó muchas fotografías para luego
poder mostrárselas a sus alumnos y animarles a que fueran con ella. Fue por ellos, como ella misma cuenta, “por los que llegué a aficionarme al arte de congelar la realidad, aprisionarla para luego poder mostrarla. Necesitaba concienciar, sensibilizar, convencer y la fotografía era un vehículo para llegar a los demás”.
Esta profesora de Humanidades lleva años fotografiando la pobreza, ha pasado largo tiempo observándola, su rostro le obsesiona, como ella misma reconoce, y sin embargo, siempre nos muestra su cara más amable, siempre sonriente. No busca un retrato que conmueva, ni pretende mostrar el sufrimiento sin más, de forma impune: “ante el dolor, abandono mi cámara y en silencio, acompaño, abrazo”. Intocables, enfermos, leprosos, indigentes, pobres, locos, hambrientos son sus maestros, su inspiración… les fotografía también para recordar, para que el presente no le haga olvidar el pasado, lo vivido.
Ella promete no olvidar, volver siempre, no abandonar. Este libro está escrito en un lenguaje universal, comprensible para todos, también para los que no saben leer ni escribir; porque para descubrir las historias escondidas en estas imágenes solo hay que saber mirar. Pero no vale hacerlo de cualquier manera, se necesita una mirada capaz de transformar al que mira y al que es mirado por ella. Esa es la magia que envuelve estas fotografías y que permite disfrutar de la belleza de cada uno de los semblantes que la autora nos presenta.
Porque a través de sus fotos, Pilar Giménez nos invita a mirar como ella mira: desde el respeto profundo que se acerca a lo sagrado de puntillas, en silencio; ella mira desde el deseo infinito de acompañar al que se sabe necesitado en su desnuda vulnerabilidad; ella mira desde la firme convicción de que todo ser humano es digno, aunque su rostro, su cuerpo y
su historia se empeñen en afirmar lo contrario.
Este trabajo nace con vocación de servicio: lanzar un puente entre los que estamos aquí y los que están allí, a ambos lados de la cámara, delante y detrás; para que en el encuentro entre estas dos realidades, distintas y distantes, se genere un campo de juego común en el que la experiencia de pertenecer a la misma familia humana nos hermane. Porque otro mundo es posible y de nosotros depende.
Pilar, docente de la asignatura de responsabilidad Social, asume parte de su responsabilidad personal en la construcción de un mundo mejor haciendo fotografías. Una de sus contribuciones al bien común es esta invitación a que otros (en especial sus alumnos) se asomen a lo que ella mira a través de sus ojos: mirar para interpelar a otros en su mirar. Pero no se detiene ahí; mirar para reflexionar y reflexionar para actuar, ya que no propone una mera contemplación. Si la dejas, Pilar te acompaña en el salto de la estética a la ética, desde una mirada que mueve a la acción. Nos reta con una interpelación personal, una llamada al
compromiso social, a no cerrar los ojos ante una realidad que, a veces, sentados en nuestra sociedad del bienestar, nos incomoda.
La profesora Giménez tiene el don de transmitir en sus clases con entusiasmo y mucha fuerza aquello en lo que cree y eso provoca un deseo en sus alumnos de seguirla en su aventura de comprometerse en la acción. Y es en estos viajes en los que ella se llena de energía, donde encuentra razones del corazón, que a veces no entiende la razón; donde le cuentan historias para no dormir que le mueven a seguir soñando despierta, y que luego comparte con sus alumnos y amigos.
A esta Doctora en Periodismo estos viajes le duelen y, sin embargo, sus fotos transmiten alegría, porque sus lágrimas en soledad están sostenidas por cientos de sonrisas que dibujan los rostros que la miran a ella cuando ya no se esconde tras la cámara: “Siempre vuelvo herida de estos viajes, pero ese dolor no me hace perder la fe en las personas, todo lo contrario, cada día creo más en ellas, en su grandeza, en su capacidad para volver a empezar, en su fuerza, en su valor. Cada vez, mi deseo de cambiar esta realidad se hace más imperioso”.
Con este libro en tus manos, disfrutarás de un pasaje a la India, (“El país de los ojos grandes”), a Etiopía, (“La tierra de pocas palabras”) y a la república Democrática del Congo, (“Un viaje a la esperanza”), sin moverte del sitio. Con él puedes viajar a través de estas fotografías de la mano de una extraordinaria compañera de miradas, que te permitirá asomarte allá donde otros no llegan con su objetivo, porque el zoom de Pilar atraviesa el tiempo y el espacio para trasladarte a ese lugar que todos llevamos dentro, que huele a esperanza, a solidaridad, a deseos de un mundo mejor.
Para ello, es necesario atreverse a vivir en primera persona el encuentro con lo más humano de cada ser humano, de todo ser humano, de ti y de mí, que también aparecemos en esas personas retratadas aunque ni siquiera sepamos reconocernos en ellas…
Es fácil hacer un buen viaje con un libro como este: solo hay que dejar que la mirada alcance a descifrar el bello relato que está escrito en estas imágenes y así poderse llenar de la esperanza que no se rinde ni siquiera ante el dolor y la injusticia.
Ver artículo completo en PDF
<< Volver al índice del número 10 Ver siguiente artículo >>
Otros artículos relacionados que pueden interesarte

CARPIO OLMOS, Francisco y LÓPEZ RASO, Pablo

Chema Madoz: fotógrafo del espacio. Escritor de la luz

Comunicación y Hombre. 2015, nº11

Ver artículo Compartir por email

GÓMEZ DÍEZ, Francisco Javier y MARTINEZ-FRESNEDA OSORIO, Humberto

España en portada. Análisis de las primeras páginas de los diarios nacionales y su influencia en la sociedad

Comunicación y Hombre. 2005, nº1

Ver artículo Compartir por email

CONTRERAS PULIDO, Paloma y RABADÁN CRESPO, Ángel Vidal

La Fotografía Participativa en el contexto socio-educativo con adolescentes

Comunicación y Hombre. 2014, nº10

Ver artículo Compartir por email

Colabora en los próximos números de Comunicación y Hombre
Data comunicación: data driven o human driven
Fecha de llamada final: Noviembre 2019
Ver call for papers del Nº 16
Infoxicación: El "horror vacui" del siglo XXI
Fecha de llamada final: Noviembre 2020
Ver call for papers del Nº 17